El cuento del origen del dinero

Publicado por en Lunes, noviembre 26, 2012

Banca y Finanzas | Destacados | Economía | Teoría

Desde tiempos inmemoriales los economistas nos hemos divertido con un cuento interminable: el origen del dinero. Sí, las personas dedicadas al estudio de las cuestiones monetarias, pecuniarias y hasta numismáticas desconocemos de dónde salieron los billetes y monedas. Sin embargo tenemos tres hipótesis: el cuento tradicional, el cuento chartalista y el cuento de las deudas.

1.-    El cuento tradicional[i]: Había una vez una familia que criaba ovejas y para obtener otros bienes, el padre tenía que ir  al mercado a intercambiarlas por otros bienes. Así, la familia se surtía de manera rutinaria. Al pasar el tiempo, cada vez se hacía más difícil conseguir todos los abarrotes para la familia debido a que era difícil encontrar una doble coincidencia de necesidades. Es decir; el padre deseaba intercambiar la oveja por algunos cepillos de dientes, pero el señor que fabrica los cepillos de dientes no quiere una oveja, desea un reloj despertador e igualmente el señor que fabrica los relojes despertadores no quiere  cepillos de dientes ni ovejas, lo que desea es un traje sastre. Y de esa manera, lo intercambios se complicaban.

Cada vez se complicaban más los intercambios pero alguien creó un equivalente universal -que usualmente eran oro o plata- que se llamaba dinero ¡Que genial idea! Así, el padre de familia solo tenía que vender sus ovejas y con el dinero podía comprar los abarrotes que necesitaba. Fin

2.-    La postura chartalista[ii]. Erase una vez un poblado pequeño y que solventaba las necesidades de sus habitantes a través del trueque y pagaba sus impuestos en especie al príncipe. Un buen día, el príncipe decretó que los impuestos tendrían que ser pagados ya no en especie, sino con un bien específico –puede ser oro o plata- llamado dinero. Los aldeanos quedaron desconcertados ¿Cómo conseguirían ahora pagar?

El decreto estipulaba que los bienes serian tasados; es decir, en determinado momento el príncipe intercambiara dinero por los bienes de los aldeanos. Por ejemplo, una oveja valdrá 50 monedas, un cepillo de dientes 5 monedas, los traje sastre 25 monedas y los relojes despertadores 15 monedas. Hecho esto, los aldeanos perciben las ventajas de la nueva disposición ¡Es más fácil realizar los intercambios y pagar los impuestos!  Y todos viven felices para siempre

3.-    La postura de las deudas.[iii] En un tiempo lejano existía una familia que se dedicaba a criar ovejas. ¡Qué trabajo más difícil! Mientras las ovejas crecen para ser intercambiadas en el mercado, la familia necesita abarrotes para vivir. Ante esta situación, el padre de familia se endeuda para tener las mercancías que necesita. Se compromete a pagar con ovejas a las personas que le fiaron los bienes que adquirió. Cuando las ovejas crecen y se intercambian, el padre de familia puede liquidar sus deudas. Mucho tiempo después, los poblados empiezan a comerciar entre si, originando los primeros circuitos comerciales. Para agilizar los intercambios, se establece un equivalente universal; comúnmente los metales. Y pasa el tiempo, los comerciantes inician la práctica del pago y compra de mercancías en las comunidades en donde se establecen. Y así nace el dinero. Fin

 

 

 



[i] De esta historia existe una gran cantidad de versiones. Ésta es una versión del FMI

[ii] Chartal significa tablilla en latín, ya que presumiblemente las primeras manifestaciones del dinero se dieron con ese instrumento que fue creado por el Estado. Al igual que en el primer cuento, existen varias versiones, que son recogidas en Wray, Randall. El papel del dinero hoy, México: Facultad de Economía UNAM. 2006. Otra fuente de información sobre el chartalismo es este link

[iii] Esta versión del cuento puede encontrarse aquí


Manuel Arturo Domínguez Velazco

Estudiante en la Facultad de Economía de la UNAM. Sus principales áreas de interés son: microeconomía y macroeconomía heterodoxa

Más artículos por

comments powered by Disqus

¿Les gusta nuestro nuevo diseño?

Esperamos que esta nueva plataforma les permita leernos mejor. Díganos si les gustó y que más le pondrían.

Alianzas

Alianzas

Newsletter de Paradigmas

Regístrate para recibir el contenido más interesante de Paradigmas en tu correo. ¡Es gratis!
* = campo obligatorio