Páginas
TwitterRssFacebook
Categorías

Publicado por en feb 12, 2013 en Artes, Cultura y Humanidades, Destacados, Expresión, Filosofía, Uncategorized | 1 comment

¿Qué es el estructuralismo?

deleuzeEl estructuralismo es una categoría que hasta el día de hoy permanece difícil de delinear, sobre todo porque cuando hablamos de estructuralismo tenemos la dificultad de saber qué autores son estructuralistas y qué es lo que implica esta crítica -en el pleno sentido de análisis y examen- dentro de los terrenos de la filosofía. Afortunadamente para este asunto contamos con la ayuda de Guilles Deleuze.

Habría que empezar diciendo que, a juicio de Deleuze, cuando nos desenvolvemos en el mundo, no sólo lo hacemos en función de los eventos y hechos fácticos -la realidad-, también lo hacemos en función de hechos que no son necesariamente fácticos y efectivos, sino que se distinguen por ser imaginarios, los cuales se desprenden de condiciones del ánimo y el deseo. En este sentido, nuestro pensamiento podría resumirse como un juego dialéctico o como un constante vaivén entre estos dos aspectos. Pero entre estos dos elementos surge un nuevo y tercer elemento que se sitúa por debajo de lo real y lo imaginario: lo simbólico.

Lo simbólico es, digamos, una estructura que mantiene -y sostiene- una relación específica, con coherencia y lógica específica, el conjunto de nuestras consideraciones que tienen efecto en el mundo real y el imaginario:”Lo simbólico como elemento de la estructura es el principio de una génesis […] es el subsuelo de todas las tierras de la realidad y de todos los cielos de la imaginación”. Para ponerlo en otras palabras, el espacio de lo simbólico es una estructura a partir de la cual organizamos el conjunto de hechos (realidad) y nuestras pretensiones, deseos, miedos, etc. (imaginario) dentro de un marco cuya performatividad sigue cierta adecuación con los elementos que la constituyen.  La estructura que surge a partir de la configuración simbólica no puede entenderse entonces como algo que esté dado empíricamente, sino como una operación teórica y meramente conceptual que se encarga de organizar sus múltiples elementos constitutivos. Para ponerlo en otros términos, lo simbólico puede ser entendido como aquella estructura conceptual que une los eventos de la realidad y los eventos de la imaginación.

¿Cómo es que funciona entonces esta estructura? Bueno, en principio de cuentas, si hay una analogía con la que podemos entender a qué se está refiriendo la noción de estructura, esta tiene que ser entonces la de organismo. En efecto, al igual que un organismo, la estructura tiene elementos que interactúan entre sí y no pueden entenderse bajo un concepto que sea ajeno o extrínseco a su constitución. La estructura será más bien una constante interacción entre los diversos elementos dentro de las lógicas operativas, de tal suerte que si un elemento modifica su operar, éste entonces afectará a los demás en la media en que se encuentran conectados orgánicamente. Pero lo que da cuenta de la estructura misma no son en sentido estricto los elementos, sino la posición que ocupan. La función de los elementos no se da conforme a ellos mismos, sino que si el elemento tiene un valor es porque la posición que tiene ya lo dota de cierta carga y lo condiciona para actuar de manera particular. La estructura es, bajo estos términos, una red de relaciones y espacios que otorgan, desde su fundación, leyes específicas del hacer y aparecer en función del ordenamiento establecido. De ahí entonces que Deleuze haga referencia al modo en que Foucault da cuenta de ciertos juegos de poder pues, en base a la metodología de éste, la identificación de ciertas estructuras de poder no se distinguen por sus elementos en sí, sino más bien por el lugar que ocupan en relación a los juegos de poder. foucault

“Cuando Foucault define determinaciones como la muerte, el deseo, el trabajo, el juego, no las considera como dimensiones de la existencia humana empírica, sino ante todo como la cualificación de los lugares o posiciones que hacen de quienes vengan a ocuparlas [...]. Éste es el motivo de que pueda Foucault proponer un nuevo reparto de la empírico y lo trascendental en donde este último término se define mediante el orden de lugares independientemente de aquellos que empíricamente los ocupan. El estructuralismo es inseparable de una nueva filosofía trascendental en la que los lugares priman sobre quien los ocupa”.

No sólo cabría pensar entonces en estructuras en sentido amplio, pues si habíamos hecho la analogía con un organismo, podemos decir entonces que el propio sujeto es ya una estructura, una “micro-estructura”. Como bien apunta Deleuze, la estructura y la lógica performativa de sus símbolos adquiere actualidad al momento de encarnarse en los cuerpos, cuando estos dan vida a las casillas simbólicas de la estructura. De ahí, pues, que en el estructuralismo, cuando decimos sujeto, lo que queremos decir es sujetado. El sujeto está atado, inmerso en una operatividad que se hace efectiva al momento de instaurarse en la estructura, relacionándose con los demás elementos simbólicos ocupados, a su vez, por sujetos con cargas de función y poder específicas.

Bajo estos términos, los problemas son complejos en tanto que el estructuralismo no puede dar cuenta de manera satisfactoria cómo es que existen modificaciones estructurales en los espacios simbólicos, o cómo es que una estructura puede modificarse en otra; y esos son problemas que precisamente el post-estructuralismo tratará de estudiar. En todo caso, el gran descubrimiento -que sería, propiamente, en la forma de hacer crítica en los términos anteriormente expuestos- consiste no en ver a los sujetos arrojados a un mundo caótico, sino arrojado a un mundo cuyos espacios ya están determinados y deben de ser llenados bajo la condición de cumplir lógicas performativas específicas.

Citas de: Guilles Deleuze: ¿Cómo reconocer el estructuralismo?

Be Sociable, Share!
The following two tabs change content below.

Daniel Basurto

Sumamente incrédulo y fácilmente impresionable. Interesado en los procesos y mecanismos que han formado al sujeto posmoderno occidental, así como sus adicciones y contradicciones. Fiel creyente de la fuerza creadora del lenguaje.

Sugerencias:

468 ad

1 comentario

  1. me confundi mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>