Páginas
TwitterRssFacebook
Categorías

Publicado por en feb 25, 2012 en Cultura, Destacados | 3 Comentarios

Un brindis por la modernidad

UN BRINDIS POR LA MODERNIDAD

Por, Daniel Goel.

de Lisa Gibson, 2003.

en "The Design of Dissent", de Milton Glaser & Mirko Ilić.

¿Quién es usted en esta época que, además de gran vértigo, genera esquizofrenia y bipolaridad en la población ?

Marshall Berman, sociólogo estadounidense, asemeja a la época moderna como un torbellino que toma todo a su paso para cosificarlo y hacerlo efímero. La impermanencia y la cosificación, son los principales elementos de la época. El segundo tiene que ver con la transición de sujetos a objetos que ocurre cuando uno, inconscientemente, se convierte en una pieza más de la máquina; y el primero, tiene que ver en cómo ese sujeto-objeto surge por pequeños instantes para luego ser consumido por el propio sistema (la máquina), pues estamos condenados a ser aniquilados. En esta época todo se desintegra e inmediatamente renueva —la moda y la tecnología, por ejemplo—. La modernidad es un torbellino de ambigüedad, contradicción e incertidumbre que tiene como certeza única: la ilusión de hacernos creer que además de ser los primeros en estar en medio del ventarrón somos los únicos.

Si pensamos en el proceso natural de los seres vivos, ocurre de la misma manera: nacer, desarrollarse y morir. La pregunta sería: ¿cuánto tiempo? A esto, nadie sabe responder y al final, la vida resulta ser tan efímera por nuestra obstinada tendencia de medirla con parámetros de tiempo. Ni las ciencias exactas han encontrado una respuesta precisa y contundente a esta interrogante planteada desde el surgimiento de la historia, dejándolo todo a distintas causas, efectos y probabilidades. Esas incógnitas surgen probablemente de una duda filosófica igualmente antigua: ¿Quiénes somos?

Basta con salir a la calle y asistir al trabajo y/o al colegio para ver la indiferencia con la que nos comportamos ante lo que sucede a nuestro al rededor. La poca cortesía y empatía con la que nos dirigimos a los otros, el estado en alerta y la respuesta agresiva e impulsiva que ejercemos ante cualquier roce de palabras (si es que aún nos las dirigimos), la abstracción total del espacio lograda a través de un par de audífonos que nos convierten en estorbos sociales. ¿Quiénes somos en casa? ¿quiénes somos en el metro? ¿quién es aquél que está sentado a mi lado y no volveré a ver nunca más?

El sistema económico actual continúa sin ser homogéneo con los habitantes. La destrucción ambiental es cada vez más visible —¿qué tal le ha ido con estos climas?—. El progreso, es un término utilizado en la demagogia. Solo se ve reflejado en la gran cantidad de rascacielos y en el desarrollo tecnológico que, a su vez, ha generado gran cantidad de basura electrónica —según datos del PNUMA, tan solo en el 2010, México generó entre 200 y 300 toneladas de basura electrónica por año, lo suficiente como para llenar 100 albercas olímpicas—. ¿Quiénes somos como ciudadanos?

El terrorismo es un tema moderno. Millones de litros de sangre han sido derramados como parte de las políticas nacionales que dicen ofrecer seguridad, al contrario, las muertes acrecentaron sin precedente alguno en lo que va de este sexenio. ¿Quiénes somos para el gobierno? ¿la respuesta por parte de la sociedad civil que pretende, a través de las armas, luchar por su “libertad” es justificable? ¿realmente existe la democracia? ¿encuentra, en la actualidad, valores en la convivencia entre las personas? —Diría Mafalda: ¿será que esta vida moderna tiene más de “moderna” que de “vida”?—.

Todas estas interrogantes y estos pensamientos avasalladores resurgieron en mí cuando veía la penúltima función de LA PAZ PERPETUA, puesta que tiene lugar en el Teatro Xavier Rojas, comúnmente conocido como El Granero, ubicado en el Centro Cultural del Bosque.

Odín, un Rottweiler impuro; Emmanuel, un anciano pastor alemán; y John, un perro mestizo, son los personajes —interpretados por Enrique Arreola, Marco Antonio García e Israel Islas— que compiten entre ellos para ganar el collar blanco que solo uno podrá portar permitiéndole ser integrante del núcleo anti-terrorista “K7”. Para ello, tienen que cumplir con una serie de pruebas dirigidas por  Casius, el perro labrador (Diego Jáuregui) que es asistido por un ser humano (Andrés Weiss). De esta manera, los tres competidores son expuestos a situaciones donde se deja ver su moral, su sistemas de pensamientos y valores que pueden verse como resultado de circunstancias que cada uno ha llevado con sus diversos amos ó por las estructuras sistémicas.

De esta manera, el autor español Juan Mayorga, no solo refleja las mentalidades de dos épocas distintas en un texto inteligente y con buen humor. También, exhibe una serie de situaciones reales dadas entre distintas jerarquías en diversos espacios, utilizando como pretexto uno de los temas más álgidos: EL TERRORISMO. Basado en el ensayo kantiano de 1975, SOBRE LA PAZ PERPETUA, que erige los puntos que deben realizarse, según el filósofo, a nivel estatal para lograr dicho objetivo.

Esta puesta en escena, bien dirigida por Mariana Giménez, refleja la actitud tan deplorable a la que nos ha llevado la modernidad, es decir, como sociedad nos hemos conducido a una competencia estúpida donde parece que nadie importa mas que uno mismo, comportándonos como perros embravecidos que  se desgarran y pelean por un pedazo de tocino…

La última función será presentada el próximo martes 28 de Febrero a las 20 horas.

Ahora permítame formular la pregunta en primera persona: ¿Quién soy?

Soy alguien que está en la búsqueda constante de sí mismo. Soy un ser que está camino de regreso al teatro como espectador y como actor (de lo segundo, le confieso que aún no descubro el horizonte de lo que implica serlo, ni siquiera se si lo soy). Soy alguien que teme no hacer bien su trabajo pero que se ocupa por hacer-lo correcto. Actualmente curso las últimas materias de la licenciatura de Historia en la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

¿Es el teatro mi trinchera de combate en el mundo? Sí, definitivamente sí. Creo en las diversas disciplinas del arte para lograr un cambio social. Mi lugar está en el teatro, es donde fluyo mejor y considero que ahí puedo aportar algo más a la sociedad. Lo compruebo porque se me han abierto los espacios para trabajarlo desde distintas perspectivas. Ahora estoy aquí, entusiasmado escribiendo sobre ello. No soy crítico teatral. Únicamente le comparto lo que veo y reflexiono en mi andar diario por el teatro de la vida.

El mito del progreso histórico se nos presenta a diario pero, ¿qué tanto resulta verídico?. El verdadero progreso debe ser mental, apostémosle a ello. Por esto, le invito a que siga mi columna y escriba sus comentarios, que me haga réplica. Le pido me de sus observaciones, sus quejas y críticas. Cuénteme cómo está y cómo le fue, lo que le aqueja, le asombra, le hace feliz, y le hace enojar. ¿cómo vive usted en esta vida? ¿vive o simplemente existe? Cuénteme lo que ve y cómo lo ve, lo que escucha, lo que piensa. No soy psicólogo ni pienso guiarlo, tampoco pretendo juzgarlo. Abramos un espacio para reflexionar de la vida cotidiana utilizando de pretexto el arte.

También puede escucharme en la sección de teatro LA BUTACA DE ORO, que se transmite los miércoles de cada 15 días, a través de internet en el programa DÉJAME ENTRAR, en el sitio: http://www.hypatia.mx/

ó bien, sígame por FB y twitter: @Daniel_Goel

Gánate una cortesía doble. 

Y para continuar con la pregunta de ¿QUIÉN SOY?,  te invitamos a ver la puesta de danza contemporanea “Tres=SEIS. Frecuencias Abiertas”, que presenta, como parte de su 2º programa,  las coreografías: Segunda pielTres puntos suspensivos  y Sin título.

Este tríptico tiene como eje común la búsqueda de la identidad y la inclusión de las diversas identidades que existen en la modernidad.

Este evento es organizado por el CEPRODAC (Centro de Producción de Danza Contemporanea) con coreógrafos y bailarines de diversos estados de la república con el fin de enriquecer el quehacer dancístico nacional contemporaneo.

Coreógrafos:  Abigaíl Jara (Nuevo León), Mauricio Nava (Guanajuato) y 

Antonio Salinas (México D.F.). 

Lugar: Teatro de la Danza, en el Centro Cultural del Bosque (CCB).

Funciones:

FEBRERO 2012

Sábado 25 / 19:00 horas

Domingo 26 / 18:00 horas

MARZO 2012

Jueves 1 / 20:00 horas

Viernes 2 / 20:00 horas

Sábado 3 / 19:00 horas

Domingo 4 / 18:00 horas

#DANZA #TeatroDeLaDanza #Danza Contemporanea #CCB #SER

Para ganarte la cortesía doble para la función de Tres=Seis. Frecuencias Abiertas, para el Jueves 1º de Marzo a las 20 hrs.

Solo tienes que:

1) Escribir un comentario en esta columna, diciéndonos de qué manera afecta positiva y negativamente la modernidad en tu vida. 

Y

2) Coloca la columna en tu muro, etiquétanos y retwitteanos. 

Be Sociable, Share!

Sugerencias:

468 ad

3 Comentarios

  1. La modernidad es claramente un arma de dos filos; por una parte nos facilita la vida nos hace que trayectos de días (viaje a otro continente) u horas (trayecto del trabajo a la casa) se conviertan en trayectos de horas o minutos y por lo tanto nos permite tener más tiempo para otras actividades como tener más tiempo con nuestros seres queridos o actividades personales. También la modernidad nos permite comunicarnos con mayor facilidad a amigos, familiares por medio del telefono, o e-mail. Sin mencionar que el invento tan maravilloso como la computadora nos permita realizar tareas tan fáciles y tan rápido. La modernidad realmente nos hace la vida más facil y mas cómoda.

    Sin embargo tenemos que ver la otra cara de la moneda que nos enfrentamos cada día. La modernidad llega a todas nuestras personas conocidas, esto hace que un trayecto que normalmente podemos hacer 10 minutos se convierta en un trayecto de 30 minutos lo cual nos desespera porque sentimos que perdemos demasiado tiempo además de mayor cantidad de estres acumulado. y el peor de los problemas es la contaminación ambiental. ese dioxido de carbono que respiramos constantemente es muy peligroso para nuestra salud y resluta cancerigeno despues de cierto tiempo. además que con esa contaminación matamos otras especies animales y alteramos uno de los ciclos más importantes. la modernidad hace también que la gente se acerque y se aleje al mismo tiempo, la gente se aleja porque en lugar de estar con nuestros amigos en un parque o en una biblioteca nos comunicamos para hacer tareas por medio de la computadora y esto hace que nuestra capacidad para interctuar sea cada vez menos. tambien el uso excesivo de la computadora nos afecte ya que en cierta manera nos hace inutiles, utilizamos la calculadora para realizar operaciones sencillas como las sumas y las restas, los niños estan pegados a los videojuegos y a la television en lugar de salir a jugar como se hacia en otros tiempos. además las compañias alimentarias producen alimentos chatarra a chorro con pobres calidades nutricias para alimentar a las masas, todo esto provoca que haya un alto indice de enfermedades cronico degenerativas (provocadas por falta de ejercicio y mala alimentacion) que afectan gravemente la economia del pais.

    por lo tanto la modernindad afecta nuestra vida de una manera dulce y amarga, tenemos que aprovechar las oportunidad que la modernidad nos brinda, sin embargo nos debemos abusar de ella ya que esta tecnología nos absorbe y nuestra vida se acaba más rapida sin aprovechar cada momento.

  2. Hola Adriana!

    Sí, la modernidad presenta grandes ventajas y muchas de ellas maravillosas. En mi caso la disfruto y me gustan las innovaciones; pero por otro lado también creo que puede ser llamativa y enajenante, pues nos la presentan como todo un espectáculo. Pienso que ocurriría si no nos claváramos tanto en ella… seguramente muchos no podríamos aceptarlo por perpetuar las necesidades creadas.

    Adriana, ya estás registrada en la lista de invitados.
    Es necesario que llegues una hora antes al TEATRO DE LA DANZA, con identificación para que te den el boleto canjeable por una cortesía doble. Si asistes sola requiere una individual. Posiblemente te preguntarán departe de quién vienes, así que dí el nombre de la revista y mi nombre.

    DISFRUTA LA FUNCIÓN!!! No olvides contarme tu opinión sobre las 3 coreografías!! En general me parece buena la puesta.

    UN ABRAZO!

  3. A mi parecer, la modernidad es una forma de nombrar a los cambios abruptos y estériles posteriores a la revolución industrial y de pensamiento, donde nada material enraiza un recuerdo que logre dejar huella en algún sujeto y ese sujeto es abstraído por dicha dinámica de prontitud, uso y de desecho, que lo transforma en algo igualmente transitorio y libre del sentimiento que nos convirtió en lo que somos, seres sociables y dependientes entre sí. Es quizás, un momento de reflexionar sí aún somos seres humanos y no otra cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>